1 de marzo de 2017

Descartes, Malebranche, Hume, Nietzsche, Heidegger

El sujeto eminentemente técnico es el que en mayor medida debe sostenerse en un fideísmo humeano respecto al mundo. Creencia en una ontología de la permanencia para evitar la locura del milagro ocasionalista.