19 de marzo de 2017

De Kafka y demás

Cuando se sostiene la existencia del pecado sin culpa, no sé por qué ha de resultar blasfemo sostener la proposición inversa: la existencia de la culpa sin pecado. Culpable de culpabilidad- soñaba el viejo Dr. Borg.