9 de marzo de 2017

La Macarena ontológica

Sostiene el necio en su corazón, cabeza no tiene, que la suerte mayor que la cual ninguna otra puede ser pensada no existe. Ignora el precedente argumentativo acerca de su antagonista o complementerio: el ser que en su perfección incluye su necesidad.