10 de marzo de 2017

Aparentes contradicciones

La senilidad no obsta para un razonamiento adecuado. O por lo menos para el empleo del sentido común. Lo que sitúa al personaje muy por encima del común.